20 de agosto de 2016

Poema del imán

Yo, de hierro.
Tú, de ferrita,
Del alma mía, imán.
Me juntas, me separas...
Siempre marcas el compás.

Me muestro contento.
¿Quién sabrá del doliente
bajo mi yo de hierro?

Tú no, por supuesto.
Atraes a mi la felicidad
con tu sonrisa de ferrita.

Y cuando te vas,
me llevas contigo.
Siempre. Pues eres
del alma mía, imán.

Ya nunca sé si estoy,
o si estás tu por mi.
Me das vida, me matas.
Me juntas, me separas.

Y es que a pesar de todo
(del tiempo y la gente,
y de la distancia que nos separa),
por tu presencia permanente
siempre marcas mi compás.

Yo, de hierro.
Tú, de ferrita,
Del alma mía, imán.
Me juntas, me separas...
Siempre marcas el compás.

1 comentario:

  1. ¡Me encanta! Aunque el título no le hace justicia.

    ResponderEliminar