6 de mayo de 2017

No hay culpable

Desde el día que te fuiste
no pude evitar pensar
que contigo te llevaste
tu vida y algo más.

Pero no te culpo, no,
no culpo al que se va.
Culpo a los que se quedan
y no saben donde están.

Te llevaste la alegría
de ese hermoso lugar
que cuidabas cada día
con amor casi paternal.

Pero no te culpo, no,
no culpo al que se ha ido.
Culpo al que quiere ser tú
y no sabe ocupar tu sitio.

Te llevaste la mirada,
(o al menos su luz)
de la persona que te amaba,
de a quien amabas tú...

Pero no te culpo, no,
ni culpo a tu destino.
Culpo a la dependencia
que tenía ella contigo.

Te llevaste los lazos
de los cuales eras nudo,
los que pronto se separaron
cuando quedaste mudo...

Pero no te culpo, no,
los mantuviste unidos.
Culpo a los que no supieron
andar por ese camino

Pero no te culpo, abuelo,
de verdad te lo digo.
La culpa es solo nuestra,
de los que seguimos vivos.

4 de enero de 2017

2016

Ya para empezar, imaginaos como habrá sido el año para que este escribiendo esto en 2017...

Haciendo un repaso rápido, lo primero que pienso es... "Caray, ¿en serio he hecho todo eso en 2016?". Terminé mi carrera, he pasado por 4 trabajos diferentes, estoy en una asociación que he ayudado a impulsar... Estoy buscando asentarme para poder disfrutar de las cosas que he ido ganando, ya que desde hace años no he podido (ni querido, si me apuras) parar a tomar un respiro.

A nivel personal, mi 2016 ha sido un año de reencuentros. La frase que más he dicho es "hoy voy a ver a X, que hacía Y años que no veía". He vuelto a uno de los lugares de mi infancia. Me he encontrado a familiares que creía perdidos. Y en general he podido estar con gente que, por A o por B, hacía mucho que no pasaba por mi vida...

Pero también ha sido un año de despedidas, sin lugar a dudas. Cada cambio de trabajo ha sido un hasta otra. Alguna gente se ha ido a buscar pastos más verdes. Y, sobretodo, he perdido dos relaciones importantes para mi... Una, por una muerte. La otra, por una ruptura. Estas dos últimas cosas me han enseñado lo importante que es que la gente decida dedicarte tiempo... Ya que es nuestro bien más limitado y valioso.

Este 2016 ha sido un año exigente, pero también me ha sabido recompensar. Tenemos deudas pendientes aún, que espero saldar este año, pero en general creo que voy por buen camino...

Escribo esto medio sobado en mi trabajo de la tarde, así que quizá sea un tanto inconexo. Aunque para la gente que lee esto, tampoco es que me preocupe demasiado...