19 de junio de 2017

¿Qué hay más allá?

Nadie vuelve de un viaje. Quien se va es una persona, quien vuelve es otra. Y todos los días asistimos al comienzo y al final de esa metamorfosis milagrosa sin darnos cuenta de ello. Todos los días alguien empieza su camino, y a cada momento una cara cansada te transmite que ha terminado otra parte más del suyo propio...

¿Quién hay al final de este que comienzo?

11 de junio de 2017

Ya no te debo nada. Y no lo digo con rencor, amargura o revanchismo. Lo digo convencido de que antes tenía una deuda que saldar con ambos. Una especie de "prueba", de "examen" para ver si había aprendido algo de los errores que cometí, y para saldar todas las promesas que había hecho.

Y como tanto tú como yo hemos decidido ya...

Ya no te debo nada.

Te quiero, y hasta siempre

10 de junio de 2017

De Paulo Coelho

Todo guerrero de la luz tuvo miedo antes de entrar en combate.
Todo guerrero de la Luz traicionó y mintió en el pasado.
Todo guerrero de la Luz falló en sus obligaciones espirituales.
Todo guerrero de la Luz dijo sí cuando quería negarse.
Todo guerrero de la Luz hirió a alguien que amaba.
Por eso es un guerrero de la luz; porque pasó por todo eso y no perdió la
esperanza de ser mejor de lo que era.

3 de junio de 2017

Carta en botella, por si llega

Si estás leyendo esto, hay dos posibilidades. Puede que seas la destinataria de mi carta. Puede que no lo seas. No voy a decir específicamente para quién va esto, claro, no es así como funcionan estas cosas. Si te sientes identificada, si sabes que es a ti a quien va, por favor, léeme hasta el final.

Hace ya 10 meses que pasó todo eso. El tiempo vuela... Pero quiero que sepas que he pensado en ti cada día desde ese momento. Y que me duele muchísimo no poder estar ahí, y que tú no puedas estar aquí. Me duele, y quizá hasta me obsesiona el no saber si hay algo que esté en mi mano que pueda cambiar todo esto.

Llevo todos estos meses reflexionando, dándole vueltas. Todo lo que hice, dije, sentí y pensé. Y todo lo que no. Se qué he hecho cosas bien y cosas mal, y hay cosas que no sé si realmente fueron las correctas o no... Sobre esos días, sobre todo el camino que nos llevó desde que nos conocimos hasta allí, sobre todo lo que me ha llevado a mi desde el día que nos despedimos hasta hoy...

Da igual cuanto piense, siempre llego al mismo muro. ¿Qué piensas tú? ¿Qué sientes? ¿Por dónde te ha llevado la vida? ¿Me odias? ¿O quizá podrías perdonarme?

Dudas...

Quizá estoy siendo muy duro conmigo mismo. En el fondo, se que realmente hice lo que tenía que hacer, porque te prometí ser siempre sincero contigo. Me hubiera gustado poder llevarlo mejor, poder lograr que fuera menos hiriente para ambos, poder haber estado en todo momento a la altura... Pero aún así creo que, dentro de todas mis limitaciones y errores, lo hice lo mejor que pude, y siempre pensando en ti, aunque no me creas.

Pero no quiero convertir esta carta en una excusa barata. Lo que quiero es romper con mis dudas de una maldita vez. Quiero hablar contigo, quiero pedirte que, una vez más, te abras a mi, y que me dejes abrirme a ti. Quiero poder contarte como me siento, quiero saber que piensas tu ahora... Quiero cerrar heridas, y construir una amistad contigo.

Porque has sido una persona excepcionalmente importante para mi. Más de lo que te puedes imaginar. Junto a ti he reído y he llorado, he viajado y me he quedado en casa, he hecho lo de siempre y cosas nuevas... Nunca voy a olvidar todo el tiempo que hemos pasado juntos, y ya no puedo contar mi historia sin concederte focos de protagonista en una parte de la misma. Y precisamente en honor a todo eso, y a todo lo que significas para mi, precisamente por eso me encantaría que siguieras formando parte de mi vida.

Dudo que leas esto, la verdad. Pero si lo lees, a estas alturas ya deberías saber que te estoy hablando a ti. No se aún cuando, pero contactaré contigo de nuevo. Y me encantaría que pudiéramos hablar de tu a tu en esta ocasión, sin formalidades, sin tiranteces, sin frialdad. A donde nos lleve eso... Ya se verá. Pero por lo menos dame la oportunidad de que ambos podamos terminar de cicatrizar. Yo al menos lo necesito para poder seguir adelante.

Se feliz, y no te olvides de que te sigo queriendo un montonazo.

Un abrazo

Isma

6 de mayo de 2017

No hay culpable

Desde el día que te fuiste
no pude evitar pensar
que contigo te llevaste
tu vida y algo más.

Pero no te culpo, no,
no culpo al que se va.
Culpo a los que se quedan
y no saben donde están.

Te llevaste la alegría
de ese hermoso lugar
que cuidabas cada día
con amor casi paternal.

Pero no te culpo, no,
no culpo al que se ha ido.
Culpo al que quiere ser tú
y no sabe ocupar tu sitio.

Te llevaste la mirada,
(o al menos su luz)
de la persona que te amaba,
de a quien amabas tú...

Pero no te culpo, no,
ni culpo a tu destino.
Culpo a la dependencia
que tenía ella contigo.

Te llevaste los lazos
de los cuales eras nudo,
los que pronto se separaron
cuando quedaste mudo...

Pero no te culpo, no,
los mantuviste unidos.
Culpo a los que no supieron
andar por ese camino

Pero no te culpo, abuelo,
de verdad te lo digo.
La culpa es solo nuestra,
de los que seguimos vivos.

4 de enero de 2017

2016

Ya para empezar, imaginaos como habrá sido el año para que este escribiendo esto en 2017...

Haciendo un repaso rápido, lo primero que pienso es... "Caray, ¿en serio he hecho todo eso en 2016?". Terminé mi carrera, he pasado por 4 trabajos diferentes, estoy en una asociación que he ayudado a impulsar... Estoy buscando asentarme para poder disfrutar de las cosas que he ido ganando, ya que desde hace años no he podido (ni querido, si me apuras) parar a tomar un respiro.

A nivel personal, mi 2016 ha sido un año de reencuentros. La frase que más he dicho es "hoy voy a ver a X, que hacía Y años que no veía". He vuelto a uno de los lugares de mi infancia. Me he encontrado a familiares que creía perdidos. Y en general he podido estar con gente que, por A o por B, hacía mucho que no pasaba por mi vida...

Pero también ha sido un año de despedidas, sin lugar a dudas. Cada cambio de trabajo ha sido un hasta otra. Alguna gente se ha ido a buscar pastos más verdes. Y, sobretodo, he perdido dos relaciones importantes para mi... Una, por una muerte. La otra, por una ruptura. Estas dos últimas cosas me han enseñado lo importante que es que la gente decida dedicarte tiempo... Ya que es nuestro bien más limitado y valioso.

Este 2016 ha sido un año exigente, pero también me ha sabido recompensar. Tenemos deudas pendientes aún, que espero saldar este año, pero en general creo que voy por buen camino...

Escribo esto medio sobado en mi trabajo de la tarde, así que quizá sea un tanto inconexo. Aunque para la gente que lee esto, tampoco es que me preocupe demasiado...

12 de noviembre de 2016

Un faro para una chica borde

8 de noviembre de 2016

24 de octubre de 2016

Las respuestas están siempre en el siguiente paso

3 de octubre de 2016

Es normal echarse de menos