25 de septiembre de 2014

Desiderata trigésimo segunda: eres bueno

Sé benigno contigo mismo...

Aunque fallo, y no lo niego,
me equivoco y no mantengo
lo que una vez te prometí...

Aunque trastabilleo y toco
con mis pies el negro fondo,
aún tengo algo que decir...

Que aunque falle mil veces,
mi intención superó con creces 
lo que con mi vida quise repartir...

Y que aunque sea muy torpe
un grande y tonto fantoche
por el bien siempre quise decidir...

Pues quien no se cae no crece
y quien nunca se estremece
no sabe que significa vivir.

Se disciplinado con tus sentimientos
y por tus acciones no busques castigo...

Sé benigno contigo mismo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario